Maravillosa repostería hecha por ti

Cubrir un pastel con Fondant de Azúcar

Espolvorea con azúcar glas la superficie de trabajo para que no se pegue. Extiende el fondant con la ayuda de un rodillo de cocina (o botella lisa de cristal). Si sale una burbujita puedes pincharla con un palillo y alisar el fondant.

Ayudándote con el rodillo, levanta la masa y cubre con ella el bizocho. Amolda con las manos a las paredes de la tarta, y con la punta de un cuchillo recorta el fondant sobrante. ¡Ya está!

Si quieres un toque chic, puedes acabar con un lazo de regalo, haciendo unas tiras con el resto del fondant.